En el camino a la Libertad

Entradas etiquetadas como ‘personas importantes’

Vive Tus Sueños

 

¿Cuál es tu auténtica vocación? ¿Cómo soñaste que sería tu futuro? ¿Qué quisiste ser de mayor? No lo pienses desde un punto de vista adulto, sino con el corazón de un sueño infantil.

De niña, siempre me había gustado escribir. Mi primer cuento lo escribí con 6 años y recuerdo que mi pobre profesora lo rompió desesperada, porque era demasiado extenso y me llevó todo el día terminarlo. En ese momento, entendí que mi vocación de escritora no me llevaría lejos. Aún así seguí escribiendo más cuentos y poesías que escuchaba. A los 9 años me enamoré locamente de Gustavo Adolfo Bécquer y antes de iniciar el instituto, ya me había recorrido media España a lomos de Rocinante. Nunca dejé de escribir. Los desamores inspiraban versos adolescentes tildados de irreverencias. Quizá algún día aparezcan por aquí publicados. En brazos de la vida, las palabras se derramaban por la tinta del bolígrafo, mi fiel compañero. Pero la vida “no estaba hecha para los soñadores” y mi carácter ordenado me llevó a un mundo en el que absolutamente todo tiene un coste y un valor. Soy Administrativa Financiera y cada día entiendo menos el mundo en el que me formé.

De niña solía imaginarme escribiendo durante horas, en un parque, rodeada de árboles. Soñaba que algún día escribiría un libro que hiciera feliz a la gente. Soñaba… Hasta que un día recibí un mensaje de una buena amiga, que me cambiaría para siempre: “No sueñes con tu vida, vive tus sueños”.

La vida me fue abriendo otras puertas y un buen día desperté. No más estrés, no más relajantes, no más. Decidí respetarme como ser humano. Decidí hacer mis sueños realidad. Descubrí un medio donde poder escribir libremente, los blogs, las redes sociales… Sin preocuparme de nada más que de ser yo misma. Sin importarme ningún contrato con editoriales, ni el número de copias vendidas, ni las ganancias obtenidas o el capital invertido… Nada de cifras, sólo letras.

Recientemente he descubierto una agradable sorpresa, las estadísticas del blog. Jamás imaginé que estos humildes escritos, exprimidos de mis desvariados pensamientos, tuviesen algún sentido para nadie más. Se me cayeron las lágrimas cuando vi que más de 5.500 almas se habían asomado a mi ventana en apenas 8 meses. Es sólo una cifra que representa una intención, el ánimo de dar lo mejor de mí sin condición alguna, de forma libre para tod@s.

En cierta manera, estoy cumpliendo mi sueño. Yo sólo quería escribir para hacer un mundo mejor. Lo mismo para tod@s. Más allá de ganar dinero con un trabajo, está la vocación de las personas. Tus sueños, lo que de verdad te llena. Quizá no llegues a ser futbolista profesional, pero seguro que disfrutas jugando al fútbol. Quizá no llegues al ballet clásico de Moscú, pero seguro que disfrutas bailando, aunque sea en una academia. No importa a dónde te lleven tus sueños, son tuyos y solo tú puedes hacerlos realidad.

Gracias a tod@s los que hacéis mi sueño posible. Gracias a tod@s los que me dais ejemplo cada día. Gracias especialmente a Aurora por mandarme aquel mensaje y a Guille por animarme a hacer de mi Utopía una “realidad”.

Anuncios

Reflexión Final El Principito

Hoy he llorado la muerte de El Principito, ese niño que todos llevamos dentro, que tanto me ha enseñado en estas páginas. Nada nuevo, supongo, sólo pararme a pensar sobre lo más evidente. Aquel que me ha hecho recordar que lo más importante es lo que no se puede ver. Lo verdaderamente importante.

Aún le oigo reír, en las tintineantes estrellas. Esto me consuela, como al aviador. Aún está vivo en su planeta, cuidando de su flor y su cordero. Aún le oigo reír. Me recuerdo a mí misma riendo, de niña, jugando con mis hermanos. Recuerdo esos momentos en los que me he vuelto a sentir así, siendo adulta. Me siento feliz al recordarlos y cada vez que suceden.

Cuidar del niño que llevas dentro no es actuar como un niño. Es buscar en tu interior esa pureza infantil y saber escuchar. Los niños lo saben todo, son los humanos más inteligentes del planeta. Es difícil. Cuanto más corrupta está tu mente, más cuesta encontrar y saber escuchar al niño.

En realidad nacemos enseñados, el niño es el adulto sin aditivos. El yo interior que se esconde porque tiene miedo. El que se siente solo y triste. El que se emociona y el que ríe. Aquel que tanto miedo nos da sacar a la luz delante de otras “personas grandes”.

El ejercicio es el mismo. Si te quedas tirado en el desierto de tu vida, cuando te sientas realmente solo y sin esperanza, El Principito aparecerá. Sólo tienes que escucharle y amarle, dejar a un lado lo que otros te contaron. Puedes salvarte a ti mismo de morir solo en el desierto.

El Principito y las personas importantes

Los oficios más absurdos suelen ser los más importantes, pues son los que más ayudan a otros. Además suelen estar vinculados a cosas que las personas no pueden disfrutar normalmente. Y quienes los desempeñan suelen ser personas auténticas, sin disfraces y sencillas de comprender.

Pero estos oficios están destinados a satisfacer a otros, por lo que estas personas terminan cansadas y aburridas. De nuevo no le damos importancia a aquello que nos hace únicos. En el trabajo diario es difícil disfrutar de las estrellas o de una gran mansión. En realidad quien vive en la mansión, quien la acomoda a su gusto, no es la señora de la casa, pues no tiene tiempo para ello. Quien disfruta conduciendo la magnífica limusina no es su dueño. El barrendero es testigo de cada amanecer y el maestro es quien más tiempo pasa con los hijos de otros. Estas son las cosas más importantes, no lo que poseas en un papel, sino en tu vida diaria.

Muchas veces, las personas que más conocimientos tienen del mundo, son quienes menos conocen su propio mundo. A menudo son personas que poco saben sobre sí mismos y lo que les rodea. Tienen amplios conocimientos sobre lo que otros les cuentan y si les parece “aceptable”, se quedan con esa “verdad”. A pesar de que saben qué es lo realmente importante en la vida, no lo aplican para sí mismos. Se convierten en observadores de datos, conocimientos de vital importancia para la humanidad.

A %d blogueros les gusta esto: