En el camino a la Libertad

Entradas etiquetadas como ‘odio’

Odio

El odio no existe, es un reflejo del miedo a lo desconocido. El miedo es sólo la inseguridad de uno mismo, la vulnerabilidad, el deseo de conocer. Lo desconocido es sencillamente aquello sobre lo que no tenemos experiencia. A veces hemos tenido una mala experiencia y sentimos odio hacia aquello que lo propició, bien un lugar, unas personas. Subconscientemente generalizamos ese odio a todo aquello que se asimila a nuestra mala experiencia.

Si analizamos subconscientemente esa experiencia, observaremos que lo que hemos aprendido no nos ha servido para nada y los conocimientos obtenidos son inútiles. Nos frustramos y no queremos repetir la misma experiencia. Por otra parte, la experiencia no nos ha aportado conocimientos útiles, por lo que no hemos aprendido nada. Esto nos lleva a mantener despierto el deseo de aprender sobre esa experiencia, que aún es desconocida para nosotros. El mal aprendizaje nos hace estar inseguros de si seremos capaces de llegar a conocerlo. Además nos sentimos vulnerables especialmente porque la experiencia ya nos ha causado daño anteriormente. De todo este cúmulo de razonamientos de nuestro subconsciente, podemos deducir que la mala experiencia nos provoca miedo y odio.

Si analizamos conscientemente esta ecuación, veremos que tiene un terrible fallo de cálculo: es imposible que se repita la misma experiencia. Aunque interactuasen las mismas personas, en el mismo lugar, bajo las mismas circunstancias, nunca podrá ser la misma experiencia anterior. Para bien o para mal, las experiencias son únicas e irrepetibles. La vida está en constante cambio, las células se renuevan constantemente, las personas también. Podemos permanecer inmóviles y creer que estamos estancados, pero seguiremos cambiando porque todo lo que nos rodea nos hace cambiar a cada segundo. Lo mismo es aplicable al resto de las personas, por mucho que las amemos u odiemos.

La próxima vez que sientas odio, piensa conscientemente sobre ello y dejarás de odiar. Si sientes que otros te odian, ten en cuenta dos variables:

  • Son los sentimientos de otras personas y tú eliges si los quieres o no en tu vida
  • Asegúrate de que no sea el reflejo de tu propio odio hacia esas personas. Busca en lo más profundo de tu alma y hallarás la respuesta.

Cuando todo se vuelva oscuro, cierra los ojos y te iluminarás.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: