En el camino a la Libertad

Desaprender “Cuerpo”

IMG_0189

Desaprender es tomar consciencia de aquello que hacemos por el simple hecho de haberlo aprendido, independientemente de su efecto sobre nuestras vidas o las de otros. Es como un proceso de desintoxicación, en el que analizamos a fondo todo aquel pensamiento o costumbre adquirida a través del entorno, los padres, la cultura en la que naciste….

Todo lo que aprendes incide directamente en las tres formas básicas de ser: Cuerpo, Mente y Espíritu. Es por ello que primeramente debes tomar consciencia de ti mismo para eliminar de ti aquello que no eres.

“Mens Sana In Corpore Sano” (mente sana en cuerpo sano)

Tomar consciencia de tu cuerpo, observarlo, quererlo, mimarlo. El cuerpo es más que una máquina, una funda de piel y huesos. Es parte de ti.

Respirar. Llevas toda tu vida respirando, pensando que es algo que se hace sólo y que tu no tienes nada que ver en ese proceso. Es sencillo, si no respiras, te mueres ¿verdad? Cambia el chip. Dedica como mínimo 10 minutos diarios a respirar conscientemente. Inspira hasta llenar tus pulmones y tómate el mismo tiempo para soltar el aire por la boca. Observa como reacciona tu cuerpo ante el simple echo de respirar, observa tu circulación sanguínea, tus músculos. Con la práctica diaria mejora tu ritmo cardíaco, aumenta tu capacidad pulmonar y disminuye el estrés. Aprende a observar tu cuerpo. Dedica cada día un momento para ti mism@.

Corrige posturas. Al caminar lo más correcto es apoyar talón, planta, punta con la espalda recta dejando que los pies vayan por delante de la cabeza. Parece sencillo, obsérvate cuando caminas en tu ritmo diario, si utilizas calzado adecuado, donde están tus hombros o tu cabeza cuando caminas. Toma consciencia de todos los músculos y huesos que se mueven con el simple hecho de caminar, de tu respiración, de tu ritmo cardíaco. Toma conciencia de lo que haces con tu cuerpo cuando caminas y corrige lo que sea necesario.

Corrige posturas. Toma conciencia de los movimientos en los que impliques las articulaciones. Al agacharte flexiona las rodillas, sin cargar la espalda. Si estás parad@ de pie, flexiona las rodillas, sin cargar las caderas a los lados. Flexionar las rodillas tiene más relación con la salud de tu espalda y tus caderas que con todos los absurdos actos de sumisión que hayas podido aprender. Al sentarte y tumbarte mantén la espalda recta, pero no rígida. Las buenas posturas ayudan a mantener un correcto estado de las articulaciones y evitan problemas musculares y óseos.

Hidratación. Acuérdate de beber mínimo 2,5 lts de agua al día. Mejor si repartes varios vasos entre horas, preferiblemente 1/2 hora antes de cada comida. Lo ideal es tomarse un par de vasos de agua recién levantad@ en ayunas y evitar tomar más de un vaso de agua con las comidas y antes de acostarse. Somos un 90% agua, lo que hace que este elemento sea vital para el funcionamiento de tu cuerpo.

Alimentación. Lo ideal es hacer 5 comidas al día: desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena. Siendo las tres primeras las que contengan un mayor aporte de calorías que gastaremos durante la actividad diaria. La merienda y la cena deben ser más ligeras, ya que por la noche no precisamos tanta energía.

Comida sana. En cada una de las 5 comidas meter fruta o verdura, preferiblemente la fruta entre horas. Reducir el consumo de carne en favor de las verduras ricas en fibras. Lo más importante es tomar verdadera conciencia de que un exceso de grasas saturadas como las que contiene la bollería industrial o las chucherías puede ser perjudicial para la salud. Esta forma de alimentación te ayudará a mantener un cuerpo saludable, evitando sobrepeso, colesterol, anemias, resfriados y otras enfermedades comunes.

Productos tóxicos. Estamos tan acostumbrados a las drogas sociales como el tabaco y el alcohol que no somos conscientes de su toxicidad. Más adelante trataremos de explicar cómo se ha utilizado las drogas a lo largo de la historia para dominar poblaciones enteras. Realmente que te aportan las drogas? Qué necesidad intentas cubrir con el cigarrillo?

Ejercicio físico. A la mayoría no nos han educado para hacer deporte. Puede que no tengas tiempo o que no te atraiga demasiado. Toma consciencia de que hacer deporte a diario es tan vital como comer. Intenta cada día buscar una excusa para mover el esqueleto. Hoy en día el deporte empieza a estar de moda y hay una amplia oferta de actividades divertidas tanto en gimnasios como en centros deportivos o incluso al aire libre.  Si te gusta algún deporte en concreto anímate a practicarlo, puede que no llegues a los Juegos Olímpicos, pero seguro que te sientes más descargad@ física y mentalmente.

Estirar. En tu actividad diaria repites la misma postura durante un tiempo prolongado y seguro que te enseñaron a que estirarse en público es de mala educación. Estirarse evita dolores, tensiones y sobrecargas, esto es de sobra conocido, por lo que no tengas vergüenza de estirarte cuando lo necesites.

Descansar. Dormir 8 horas al día, ni más ni menos y si puede ser hacer pequeñas siestas de 5 a 20 minutos. Descansar entre horas, cerrar los ojos, respirar profundamente y estirarse. Reponer fuerzas durante el día contribuye a reducir la fatiga y a llegar menos cansad@ por la noche.

Respeta tu propio cuerpo, toma conciencia de que sólo tienes éste y es para toda la vida. Ya conoces el camino, seguro que no hay nada nuevo en estas líneas. Es hora de ponerlo en práctica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: