En el camino a la Libertad

Nueva Visión (parte II)

Desde hace tiempo comprendo que todo empieza por uno mismo. Ya hemos tomado consciencia de que el mundo es de todos y todo lo que suceda nos repercute a todos, al menos en el aspecto ecológico. Es el primer paso que da el ser humano en conciencia global. Actuando individualmente, reciclando en casa y aportando su granito de arena al mundo.

En su momento se crearon organizaciones para actuar en “el tercer mundo” para que esos hermanos del planeta tengan cubiertas sus necesidades básicas y no crezcan entre la destrucción. Educando al niño, evitaremos un hombre destructivo. Todos somos hermanos del mundo y todos nacemos libres e iguales, pero crecemos en condiciones diferentes. El niño crece entre odio, de mayor estará marcado por el odio. Aquel que crece en el amor, lo reconocerá en todas partes donde vaya. En esto también debemos de ser conscientes. Suena a sermón religioso, pero lástima que ese otro gran invento llamado dinero lo envenene todo. No comprendo porqué los líderes religiosos viven como faraones del Antiguo Egipto, como si de semidioses se tratasen. Si se trata de dar ejemplo, deberian ser como “sus hermanos”.

¿Y a dónde nos lleva todo esto? ¿Realmente necesitamos todo lo que nos rodea? ¿Realmente nos beneficia en algo? Deberíamos seleccionar aquello que no nos sirve para nada y quitarlo de nuestras vidas, seguramente seríamos más sanos, más felices y generaríamos más amor. Deberíamos esforzarnos por quitarnos la mochila del cansancio, el odio y las cosas inservibles. Nos quitaríamos un gran peso de encima.

Si reocgemos lo que sembramos, ¿por qué no sembrar con mayor interés? Si queremos recoger sonrisas, paz, felicidad, amor… deberíamos sembrarlo primero. Casi siempre, cuando alguien te sonríe, sonríes. Somos espejos, nos reflejamos en lo que tenemos enfrente y esa es la percepción que recogemos.

Al fin y al cabo es la realidad que nos creamos. Es maravillosa esta capacidad de crear, de poner tu granito de arena, de observar, de sembrar y recoger… Si vivimos en una incesante fiesta, hay que vestirse para la ocasión y disfrutar, porque al final la fiesta será un éxito si los invitados se lo pasaron bien. De esto se trata la vida, disfrutar de ella al máximo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: